Maestro Gerardo Schmedling. Su legado.

 

Coincidiendo con el , Aniversario de su muerte  del Maestro Gerardo Schmedling, el próximo,  día 28 de febrero del 2018 , coincidiendo con el congreso internacional,  de la Catedra del Desarrollo de la Consciencia de la Universidad de Granada .

Quisiera compartiros, un artículo de uno de mis referentes en mi camino del despertar interior, llamado para mi Maestro Gerardo Schmedling, su legado es la Escuela del Amor, donde se hacen talleres, dentro de las 17 temáticas, a modo de manuscritos y audios, que el dejó antes de trasncender, cómo el decía al otro plano, de la sapiencia, y dejar atrás la ignorancia.

La sorpresa más grata fué ayer, al cerrar mi asistencia, a  un Congreso en Granada, publicado en el blog, donde los temas, le comenté a una amiga, que eran parecidos a los del ” Maestro Gerardo“, cómo cariñosamente lo llamamos,  y mi sorpresa, es que en la misma web, de la fundación, escriben que va está fundación dedicada a su memoría y enseñanza, ya sabeis que la casualidad no existe, y si la causualidad.

Otra pruebas más del porque de mi asistencia a ese evento, del cual por motivos de agenda, no lo tenía claro.

 

Sus hijos y el grupo de personas que durante 6 años formó en su escuela son los encargados de llevar su legado,  desde Colombia,os paso sus enlaces,

https://magiadelamor.info/pages/contacto

Para  mi,  un ejemplo ,de servicio, a la elevación de la humanidad, donde, en esa especialización, de la enseñanza de las nuevas ideas y técnicas,  de transcender limitaciones, y la aceptación,  ambos estamos en el camino mismo.

GRACIAS , Maestro Gerardo, Guias y Maestroso Hermanos Mayores de la Causa, a vuestro servicio.

 

ACEPTAR

Acepto que todo lo que ocurre es neutro y necesario.

 

ADAPTARSE

Me adapto sin reservas al lugar donde me corresponde cumplir funciones para lograr en él una vida llena de satisfacciones.

Renuncio a huir de lugar y de las situaciones que me corresponde vivir. Creer que la felicidad está en otra parte diferente a nuestro interior, es una falsa ilusión.

 

ACTUAR

Actuaré con total eficacia y serenidad ante cualquier circunstancia que se presente, dando lo mejor de mí en las labores que me corresponda realizar.

Renuncio a agredir de pensamiento, palabra y obra. No agrediré a nada ni a nadie. Tendré absolutas firmeza y lealtad con los acuerdos y compromisos que libremente establezca. El hacer es la clave del tener.

AGRADECER

Agradezco todo lo que tengo y todas las situaciones difíciles y dolorosas, porque ellas son oportunidades que nos da la vida para aprender y hacer nuestro desarrollo espiritual.

Renuncio a sufrir ante las dificultades, comprendiendo que tienen un profundo propósito de amor para poder reconocer la ley y liberarme de las limitaciones, las dependencias y el sufrimiento

 

ASUMIR

Asumiré el resultado de mis decisiones y de mi experiencia de vida, que mis pensamientos, sentimientos y emociones los genero yo mismo y no lo que sucede a mí alrededor, ni mucho menos lo que piensen, digan, hagan o dejen de hacer los demás.

Renuncio a culpar a nada ni a nadie por lo que me suceda o deje de sucederme.

 

VALORAR

Valoro y disfruto intensamente todo lo que tengo y todo lo que hago. Reconozco que siempre tengo conmigo todo lo necesario, y valorándolo, desarrollaré la capacidad para disfrutar nuevas cosas y relaciones.

Renuncio a quejarme de lo que tengo o no tengo. La queja nos hace pobres. La prosperidad es el resultado de la valoración. El que no valora lo que tiene está en camino de perder lo que necesita.

 

RESPETAR

Respeto a todas las personas en sus ideas, costumbres, creencias, comportamientos, y en su derecho a tomar sus propias decisiones.

Renuncio a criticar, descalificar, juzgar, condenar y castigar a toda persona por cualquier motivo, porque comprendo que cada quien hace lo mejor que puede con lo mejor que sabe, y no soy yo quien para juzgarlo.

 SALVAR

Salvar: Daré información de sabiduría sólo a quien la pida expresamente o a quien acepte mi ofrecimiento sutil por respetuoso.